Páginas vistas en total

miércoles, 13 de noviembre de 2013

¿Porque corro?

Después de haber hecho dos Matagalls-Montserrat, haber corrido varías medias Maratones y estar preparando mi primera Maratón, la gente me pregunta ¿PORQUE CORRO?

Supongo que todo viene de hace 6 años. Un 12 de Noviembre del 2007, el día de mi cumpleaños, me diagnosticaron un cáncer en la vejiga. Dos días después me operaron con éxito. Al cabo de unas semanas empecé un tratamiento que duró dos años para intentar reducir el nº de posibilidades de que el tumor volviera a salir. En ese período de mi vida pesaba 110 kilos y era incapaz de poder correr mas de medio kilómetro sin ahogarme. En esa época ya era padre de una princesita. Tuve mucho tiempo para pensar....y eso me sirvió para darme cuenta de que no podía seguir sin cuidarme.

yo con mi hermano pequeño hace algunos años
La vida me había dado una segunda oportunidad. Mucha gente a la que quiero no habían tenido la misma suerte que yo. Gente muy buena y con mas corazón se habían ido de este mundo sin una segunda oportunidad. Yo seguía aquí. Yo había tenido mas suerte. Por esta razón decidí intentar ver la vida de otra forma. Intentar aprovechar mas cada hora, cada minuto, cada segundo...en definitiva cada instante que el destino me había dado de mas. Por eso decidí intentar correr, para ver cosas que andando no podemos llegar a ver.

Acabe el tratamiento y pase a únicamente tener que ir al médico a pasar revisiones anuales. Decidí ponerme a dieta. Un gran amigo llamado Francisco me puso una dieta que combinada con un plan de entrenamiento que me hizo provocó que empezase a perder peso. Yo notaba como mi cuerpo cambiaba. Iba perdiendo volumen, me sentía físicamente mas fuerte. En ese tiempo iba mucho al gimnasio, pero me dedicaba solo a hacer pesas.  Las cintas de correr las veía como un chisme extraño,  y la gente que corría por las calles como seres raros. La fiebre del runner todavía no me había alcanzado.

En el 2010 intente hacer la cursa del corte inglés con mi mujer y mi hija Mar. La hice andando y acabe rabiando de dolor en la vejiga. Me acababan de dar tratamiento y lo note. 

Al año siguiente ya había acabado el tratamiento y me plantee volver a hacer la cursa del corte ingles. Fui con mi mujer, mis hijas y mi suegra. Ellas la iban a hacer andando y yo la quería hacer corriendo. Al final lo conseguí y la pude hacer sin pararme en ningún momento. Tal fue mi alegría que me plantee hacer otra cursa.
La siguiente cursa fue en la Llagosta con mi amigo Nacho. Fueron 10 km y tarde poco mas de 1 hora y 4 minutos. Llegue el cuarto por la cola. En ese momento el aguijón del runner ya me había picado.  Empecé a hacer cursas y mas cursas, todas ellas con mi amigo Nacho. Cada vez bajaba mas tiempos y me encontraba mejor.

con mi princesa Mar el día de la cursa del Corte Inglés

Mis tres soles. Anna y mis hijas Mar e Irene


El 2012 fue un gran año. Hice mi primera media Maratón, la de Barcelona. En Septiembre hice mi primera Matagalls-Montserrat y mi primera Behobia. Acabe el año planificando para el 2013 el intento de  hacer mi primera Maratón pero problemas en el tendón rotuliano impidieron que pudiese alcanzar este reto. He estado casi 5 meses parado en el 2013 por culpa de esta lesión. Ahora mismo ya estoy recuperado. He acabado mi segunda Matagall-Montserrat y mi segunda Behobia. En las dos pruebas he bajado mucho las marcas. Me encuentro actualmente preparando otra vez el reto de hacer mi primera Maratón.

En definitiva, corro porque soy feliz y porque me siento bien físicamente. Cuanto mejor me encuentro físicamente mas feliz soy. Cuando corro dejo atrás mis problemas, mis nervios mi estrés y me siento libre. Siento que soy el dueño de mi cuerpo y de mi futuro. Yo decido por donde ir y a que velocidad. Cuando corro veo cosas que la gente que no corre no puede ver. Correr a las 06.30 de la mañana mientras ves como amanece... o correr mientras ves una puesta de sol... eso no tiene precio. Cuando hago un entrenamiento largo, noto como mi cuerpo se va cansando, he aprendido a conocerlo mejor que nadie, y es justo cuando noto que los carbohidratos empiezan a faltarme cuando soy mas feliz. En ese momento siento como mi abuelo corre a mi lado. Por el y por todas las personas que no están con nosotros corro. Soy afortunado. La vida me ha dado otra oportunidad y esta es mi forma de agradecersela.


Con mi yayo
Yo en la actualidad