Páginas vistas en total

jueves, 2 de enero de 2014

Cursa dels Nassos 2013







31 de Diciembre del 2013 a las 17.30. Un nuevo reto al que llegaba con mucha ilusión. Los entrenamientos previos me daban ritmo de carrera para poder hacer una marca rondando los 46 minutos. Este hecho supondría batir mi marca personal que actualmente esta en 48 minutos y 40 segundos. Los últimos entrenamientos me habían planteado algunas dudas debido a unos problemas en forma de pinchazos en el lateral de las costillas. Era una molestia que no me permitía ir tan rápido como podía ir. Las dudas previas a la última carrera del año. Para colmo el día de San Esteban un golpe tonto debajo de una costilla. Ese dolor cada día iba a mas. Era una molestia que me dificultaba incluso andar. A día de hoy, 31 de Diciembre, a 5 horas de la carrera estoy alternando nolotil y gelocatil de un gramo. El dolor persiste pero la ilusión hace que vaya a tomar la salida. Tengo la esperanza de que pese al dolor, una vez pasados los primeros kilómetros,  la zona se caliente y el dolor remita algo. En estos momentos acabar la cursa ya se plantea una hazaña e intentar batir marca....algo imposible. Correr 10 kilómetros por debajo de 5 min/km lo veo imposible.

cajones de salida por tiempos
La salida de la carrera se divide en cajones en función de los tiempos que cada corredor ha conseguido acreditar en otras carreras. Mi mejor marca de 48:40 conseguida el año pasado,  precisamente en esta carrera me permite salir del cajón de color azul. 

Llego a las 16.30 a la estación de Selva de Mar, con tiempo suficiente para cambiarme y tomar el café de rigor previo a la cursa. Aprovecharé también para ponerme Reflex en la zona dolorida. Cualquier ayuda para reducir el dolor será buena.

ambiente una hora antes de la carrera








A las 17:00 horas voy a buscar a mi amigo Jordi. El año pasado corríamos esta misma carrera 6 amigos, este año por diferentes circunstancias solo Jordi y yo repetíamos experiencia. Le cuento mis problemas físicos y mis dudas ante esta carrera. He decidido no forzar e ir a ritmo cómodo. El año pasado me lesioné en esta carrera y por este motivo me perdí la Maratón. No quería esta vez repetir el mismo error.
Con Jordi



La salida se da en tres fases. Primero salen los atletas en silla de ruedas. Pasados unos minutos salen los corredores del cajón rojo al amarillo. Pasados 6 minutos salimos el resto de atletas ubicados entre los cajones azules y blancos. En principio al salir yo desde el cajón azul provoca que pueda tener una salida bastante limpia sin muchos obstáculos.


 Una vez dentro de mi cajón y mientras esperaba la salida, mi primera sorpresa. Dentro del cajón azul hay multitud de corredores de otros cajones con un tiempo superior. Cada vez se repite mas este hecho. A los corredores, por marca, se nos asigna un cajón de salida acorde con nuestro ritmo y marca. La gente no respeta esto y se situa en cajones de tiempo inferior. El resultado es que te encuentras por delante a gente que va mas lenta que tu dificultándote mucho correr y creando un tapón considerable en los primeros kilómetros.



Dan la salida y comienzo a correr esquivando a corredores. El primer kilómetro lo hago a 4,47 min/km. Me encuentro feliz por el tiempo realizado. Las piernas están frescas y parece que la costilla me duele menos. Decido probar los siguientes kilómetros y ver si el dolor va a menos. Los siguientes kilómetros no mejoran mucho. El dolor sigue y me desmotiva un poco. En el kilómetro 4 la calle se estrecha y se hace difícil correr. Mucha gente por enmedio y eso corta mi ritmo. Todo empeora en el avituallamiento. Poca gente entregando botellas hace que te tengas que llegar a parar para coger una botella. Luego la falta de papeleras hace que la calle se llena de botellas y tengas que ir con cuidado de no caer. Como consecuencia marco un kilómetro a 5 min/km. El peor kilómetro de toda la carrera.

recorrido
Una vez en la calle Marina, con ligera subida, vuelvo a empezar a correr mas cómodo. Escucho las referencias que me va dando el programa Runtastic y  me doy cuenta que llevo un tiempo muy similar al del año pasado. La única diferencia es que no estoy cansado. Estoy corriendo con mucha cabeza y dosificándome muy bien. Quiero acabar pese al dolor que tengo y no quiero hacerme daño. En condiciones normales podría hacer una buena marca, pero hoy no se dan esas condiciones. Acabar y bajar un segundo mi marca ya es positivo para mi. Llego al kilómetro 8 en la Diagonal. Se me pone a mi lado la "liebre" con el cartel de ritmo de 50 minutos y me doy cuenta de que no voy a bajar la marca. Estoy corriendo muy suave para no hacerme daño y aguantando el dolor. Quedan solo 2 kilómetros y decido apretar. Pese al dolor he decidido correr...y he tomado la salida así que me animo y decido ir a por mi marca. Me pongo las pilas y marco el km 9 a un ritmo de 4,33 min/km. Miro hacia atrás y ya no veo a la liebre de los 50 minutos. Tengo que seguir apretando. Puedo batir la marca y de piernas me encuentro muy bien. El dolor de las costillas ya no importa, las endorfinas ya golpean por todo mi cuerpo...no puedo parar...y sigo apretando. Giro a la derecha y encaro los últimos metros en la calle Selva de Mar con ligera bajada. Diviso la meta al fondo. Sigo apretando y cruzo la meta. Miro mi tiempo....48 min y 20 segundos. Mejor marca personal. He conseguido pese al  dolor bajar en 20 segundos mi marca. Miro el último kilómetro y me sale un parcial de 4,23 min/km. He batido marca y lo mejor las sensaciones. He acabado muy fuerte y con la seguridad que sin dolor habría bajado en mas de 1 minuto mi marca. De todas formas estoy feliz. Ahora toca recuperarme y en 17 días volveré a tener una oportunidad de batir marca. Esta vez correré en casa....en Mollet. Una recorrido que me conozco como la palma de mi mano y donde estaré con mi familia.


Diploma de la carrera