Páginas vistas en total

martes, 26 de agosto de 2014

Entrenamiento en Verano

Verano, calor, humedad y entrenamientos... difícil combinación. Por otro lado, Verano, tiempo libre....como combinar estos parámetros para seguir entrenando?
En mi caso hay que sumarle fuerza de voluntad. Mi hora preferida para correr en verano son las 7 de la mañana. Si, si... pensareis que estoy loco pero las 7 de la mañana es una hora ideal!!! A esa hora todavía el asfalto no ha empezado a calentarse y es una de las temperatura mas frescas del día, pero claro está para ello hay que tener fuerza de voluntad. Si corres a estas horas consigues activar el metabolismo y eso hace que este mas activo durante todo el día.

Con mi mujer compartiendo una excursión

Uno de los sitios por donde me gusta perderme en verano


Otro aspecto positivo de entrenar a esas horas es que no perjudicas a la familia. A esa hora si tienes hijos y mujer, como es mi caso, ellos duermen.  Al entrenar a esa hora matas dos pájaros de un tiro, por un lado consigues entrenar y por otro lado no disminuyes el tiempo que estas con ellos. Ellos son la pieza básica de todo corredor. Ellos se sacrifican viéndote correr en las carreras y aguantan "tus rollos" sobre bambas, tiempos,  entrenamientos, carreras.... somos gente rara pero buena gente.

Mis tres motores


En verano me gusta correr por sitios diferentes y experimentar otras sensaciones. Se tratan de sesiones donde hay mas montaña y menos asfalto.  Me gusta perderme por Espolla. Un pueblo de l'Alt Empordà donde tienes la oportunidad de correr por l'Albera, un paraje espectacular. Son rodajes divertidos donde alguna vez te acompaña la tramuntana. Un viento realmente fuerte que si te lo encuentras de cara le dan un plus extra de dureza. Este año voy de vacaciones a Asturias.  Allí me garantizo una temperatura genial. La idea es no perder la forma e ir mejorando poco a poco. Aprovechar el tiempo libre para correr. Se que todo lo que siembre estos meses sera lo que recoja en Enero y Marzo. Vale la pena entrenar ahora y sacrificarse para luego disfrutar.

Corriendo por Espolla

Vistas de l'Albera (Alt Empordà)

Playa de Rodiles

Playa Rodiles (Asturias)

Este verano he tenido el privilegio de poder salir a correr con una campeona, mi hija Mar. Parece que ha heredado del padre esta afición por correr. Le gusta salir a correr y cuando corre se le dibuja una sonrisa enorme. Uno de mis retos será mantener mi forma muchos años para compartir salidas con ella.


Mi hija Mar

Mar corriendo por Espolla



Ahora peso 69 kilos...muy lejos ya de los 110 kilos que llegue a pesar hace 6 años.  El truco es constancia, constancia y mas constancia. El verano esta también  para disfrutar y comer y beber...pero si corres....eso no se transforma en kilos. Para mi los helados,  la bebida, determinada comida...se convierten en premios a un buen entrenamiento. Al final todo es una operación matemática. Si quemas mas calorías de las que consumes adelgazas...por eso si algún día me paso comiendo, hago un entreno extra. De esta forma además de disfrutar me mantengo en forma.

Plato de fabada


Ojala como he dicho muchas veces pensásemos menos y corriésemos mas. En verano tenemos tiempo, tenemos que aprovecharlo. Cuando estemos en la montaña,  la playa, el pueblo o la ciudad...intentemos correr. Al principio costara pero os aseguro que después de correr...cuando lleguemos a casa sudados y cansados...seremos felices. Habremos liberado endoríinas y eso nos hará ser felices. No hay excusas. No importa la edad, ni el peso...¿porque no probarlo? Solo necesitamos unas bambas y un poco de tiempo. Os aseguro que si lo probáis seréis felices.

Vista de la playa de Rodiles (Villaviciosa)

Correr aprovechando la Marea baja...un privilegio